Arquitectura islámica

La arquitectura islámica se caracteriza por la decoración caligráfica y la composición espacial de la mezquita. La arquitectura islámica recibió influencias romanas, paleocristianas, que se mezclaron con las persas y asiáticas, para conformar la arquitectura de los inicios.

El arte y la arquitectura islámica se caracterizan por dos aspectos, la decoración caligráfica y la composición espacial de la mezquita.
La casa de Mahoma fue empleada en los comienzos para la oración comunitaria, consistía en un recinto cuadrado de adobe abierto a un patio, rematado por un cobertizo al sur, al este se encontraban las habitaciones de las mujeres del Profeta, quien dirigía desde una tarima. En esta disposición se basa la distribución de las mezquitas, que se componen de un patio interior (sahn) rodeado de pórticos (riwaqs) y un espacio cubierto (haram), que se articula mediante naves de columnas y está delimitado por la quibla, el muro que señala la dirección de La Meca.

Influencias del arte islámico:

Los primeros seguidores de Mahoma eran nómadas de la península arábiga, carentes de tradiciones artísticas, a diferencia de los pueblos que luego conquistaron. Con la expansión, se dio una asimilación cultural y artística, que derivó en un estilo propio que varía con las diversas áreas climáticas o los materiales disponibles. Las influencias romanas, paleocristianas o bizantinas, se mezclaron con el arte persa Sasánida y los estilos del centro de Asia dando una arquitectura inicial. El arte chino resulta esencial en la pintura, la cerámica y los tejidos.

Arquitectura islámica:

En el ritual islámico existen dos tipologías: la mezquita (masjid), lugar de reunión para la oración, y la madrasa o escuela coránica. En la arquitectura civil se distinguen los palacios, los caravasares y las ciudades, las cuales presentan un planeamiento racionalizado de acuerdo con las canalizaciones de agua y la protección frente al calor. Otro edificio relevante en el Islam es el mausoleo, enterramiento de un gobernante y símbolo de su poder terrenal.

Arquitectura islámicaMezquitas: La quibla indica la dirección de La Meca hacia la cual deben dirigir su oración. Para diferenciarla presenta un pequeño nicho llamado mihrab, similar al altar cristiano. El resto es un espacio techado que ocasionalmente puede dividirse con arquerías sobre columnas, paralelas o transversales a la quibla. Disposición heredada de las basílicas paleocristianas, que constituye la mezquita hipóstila, con capacidad para crecer indefinidamente. También hay un patio para rezar al aire libre, rodeado de soportales que brindan sombra, en el cual se encuentra la fuente de abluciones o sabial, y la torre para llamar a la oración, el minarete o alminar

Minarete: En los comienzos el alminar no existía, y los fieles se reunían para orar sin necesidad de una llamada previa. El aumento de la congregación llevó a la necesidad de que un muecín llamara a los fieles desde la cubierta más alta del edificio. La Gran Mezquita Omeya de Damasco (705-715) es el primer ejemplo que presenta una torre o minarete, emplazada en una de las esquinas del patio.

Cúpula: Proveniente de la arquitectura Sasánida, es un elemento importante de la arquitectura islámica, la primera mezquita monumental se conoce con el nombre de Cúpula de la Roca (Jerusalén, siglo VII), un espacio cubierto por una gran cúpula, decorada con mosaicos coloristas, por dentro y por fuera, que alberga la piedra desde la cual Mahoma ascendió al cielo.
La cúpula sobre trompas (pequeños arcos que hacen de puente en los ángulos del cuadrado para la transición de las cargas hacia la estructura), derivada del Irán Sasánida. En cambio, las tradicionales pechinas (secciones esféricas triangulares), son propias de la arquitectura bizantina.

Arco apuntado: Aunque el arco de herradura se remonta al imperio romano. Los visigodos de la península Ibérica lo empleaban, y sus invasores Omeyas lo adaptaron para las construcciones musulmanas. Otro de los arcos empleados fue el apuntado, de origen sirio-romano y también recogido por la dinastía Omeya, aunque más tarde se difundió por el califato de Bagdad.
Mimbar y macsura: El mimbar o púlpito se utilizó por primera vez en la mezquita de Medina, utilizado primero como estrado pronto se convirtió en un púlpito para la predicación del imán. La macsura es un espacio profusamente decorado rodeado por arquerías, situado delante del mihrab. Está destinado a la protección de los gobernantes de la comunidad

Madrasa: Introducida durante el reinado de los Abasíes, se introdujo en Irán una nueva tipología de edificio religioso, la madrasa o seminario religioso. Con influencia de la arquitectura Sasánida, es un nuevo tipo de mezquita que se difundió rápidamente. Las madrasas poseen habitaciones en torno al patio, dedicadas al estudio o dormitorios de los estudiantes.
Arquitectura civil: Algunos palacios estaban rodeados por terrenos de caza, otros poseían baños abovedados, derivados de la arquitectura tardo-romana.

Hay ejemplos decorados con mosaicos y pinturas murales, estucos representando animales, escenas cortesanas, al propio califa.
En medio del desierto, cerca de Bagdad, se fundó una ciudad administrativa que no llegó a terminarse, Samarra, ocupaba 175 hectáreas, rodeada por una enorme muralla, poseía jardines, palacios, edificios administrativos, una mezquita, baños y cuarteles, acueductos, alcantarillado.

Decoración arquitectónica: El estuco, el ladrillo, la cerámica vidriada y el azulejo se usaron como elementos decorativos.
La superficie de los mihrabs es de estuco tallado o barro vidriado. Los paneles murales se adornaron con motivos decorativos de lacería geométrica sobre azulejos.

La gama cromática incluyó el dorado y el verde, que se aplicaban mezclados en vez de por separado. Las celosías de madera tallada, en ocasiones con incrustaciones de marfil, protegían las aberturas del inclemente sol, y se emplearon en macsuras, mimbares, ventanas, pantallas y puertas. La proscripción de la temática figurativa contenida en los hadit, era seguida estrictamente en la arquitectura religiosa, pero en la arquitectura civil era transgredida.

La Isla de Cristal en Moscú, será el edificio más grande del mundo, según los planes del estudio británico Foster y Asociados. Los permisos preliminares de construcción ya están aprobados, y se espera que la obra esté finalizada para dentro de seis años.
Calificación:
Recomendamos Leer

La arquitectura japonesa tradicional recibió una profunda influencia de la...

La Isla de Cristal en Moscú, será el edificio más...
Estudiar en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, es...
La arquitectura 3d brinda tridimensionalidad a los...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse